28 generaciones de periodistas nos quedaremos alma mater ¿Se vale?

IMG_0953La última semana laboral del año pintaba tranquila. Un cierre por aquí, una cita por allá, un par de correos electrónicos. Dejar lo más “al corriente” el trabajo y los pendientes laborales para iniciar el 2018 sin prisas, pero sin pausas. Así parecía, y así era, hasta pasado el mediodía, cuando una llamada al Facebook entró a mi computadora. Mi sorpresa se tiñó de angustia pues mientras por un dispositivo hablaba con mi amiga, por el celular, me escribía mi hija, para preguntar por el mismo asunto. ¿Me debía preocupar?

Amiga, colega y exalumna de la misma alma mater y por azares del destino, también amiga de mi hija, S. estaba al teléfono. “¿Sabías que van a cerrar el CEU PART?” “¿Cuál es tu situación académica? Voy para allá, ¿vienes?” Escuchaba a S. como quien escucha una mala broma, una jugarreta destinal, un “te lo dije” de su mamá. Se me hizo un hoyo en el estómago. Los pendientes de la oficia -que no son pocos- tendrían que postergarse unas cuantas horas, para echarme un clavado al pasado, ese que tan lejano o tan cercano, te alcanza, te acompaña, te da una palmada en la espalda.

Era muy poca la información que tenía a las dos de la tarde. Era “rumorología”. A las 22:31 de la noche, que escribo este texto, la situación no es muy distinta, pero es mucho más dolorosa. De lo particular a lo general, ya no sólo es si mis estudios de periodismo tendrán o no, validez oficial o si tendré que decirle a mi nieto que estudié pero que mi escuela “desapareció”. A estas horas, la situación es mucho más grave, porque nos atraviesa a cientos de personas que nos graduamos y a cientos que hoy, aún no saben que sus estudios quedarán truncos, sumados a decenas de empleados que estarán en la indefensión, muchos de ellos, tras 10, 15 o casi 30 años de servicio. Se llama, ¿cómo se llama? Hay tanta arbitrariedad que va del caos a varios delitos encadenados que, seguramente, se perderán en la, ya sabemos, compleja impartición de justicia en este país.

Sin embargo, que quede clara una cosa: NOS estamos enterando antes de que ocurra. NECESITAMOS resolver ANTES de que se consume un acto que a todas luces pinta ilícito y si no, por lo menos leonino, bajo, “por lo oscurito”, con toda la intención, consciente o inconsciente del “ a ver qué pasa”. Y en ese ¿qué pasa? ¿Qué es lo que ocurre?

Hasta el pasado viernes 15 de diciembre de 2017 “todo” parecía normal. Las clases en el Centro de Estudios Universitarios en Arte Radio y Televisión (CEU PART) concluía sus actividades, cerraba el cuatrimIMG_0954estre, recibía re-inscripciones y pagos para el siguiente ciclo escolar, con “aparente normalidad”, aun cuando ya se hablaba, entre el personal docente y administrativo que había problemas de dinero. A algunos de ellos (no he entrevistado a todos) no les pagan hace un mes. Hoy, la historia cobró tintes distintos.

Sí, hoy 18 de diciembre, a dos días del límite para pagar aguinaldos, le avisaron al personal administrativo y docente que, la escuela cierra. Así,, sin más. En enero, el 8 de enero, no habrá nuevo ciclo escolar. Fue hasta hoy también, que algunos alumnos llegaron a pagar la re-inscripción que les informaron que no habría nuevo ciclo escolar. Docentes decepcionados, administrativos angustiados, alumnos en shock. No daban crédito. La angustia empezó de whatsup en whatsup, por mensajes en facebook, por posts. El CEU PART ha tirado su página web. No existe más.

Manuel es, ha sido un incondicional del colegio. Tiene 28 años laborando en la institución (el CEU PART cumplió 32 años) prácticamente ha pasado ahí toda su vida adulta. No sólo cuidándonos cuando fuimos alumnos, sino después. Siempre con una sonrisa, con una palabra de apoyo. Él que abría, él que cerraba. Cuando salíamos muy noche (yo salía de clase a las 10pm) más de una vez me acompañó a tomar un taxi, a subirme al “pesero”. Nos cuidaba. También, más de una vez, nos alimentó, nos escuchó, “tiró paro” para entregar una tarea a destiempo o nos “echaba tip, para cachar” a un maestro o maestra en algún horario que no fuera el nuestro. Ni qué decir del dejarnos entrar a pagar la colegiatura, “rayandito en la hora” o permitirnos la entrada aun cuando no habíamos pagado el mes y estábamos en “la lista”. Tantos “paros” que nos hizo Manuel y, Manuel, el viernes se quedará sin casa, sin su casa por 28 años. Sin salario, sin aguinaldo, sin finiquito, sin compensación. Manuel dio todo por el CEU PART, nos hizo su familia. ¿HOY LO VAMOS A DESAMPARAR?

¿O qué tal Ara? Ara ha estado en Servicios Escolares por 16 años. Ara es Servicios Escolares. Ara es igual una constancia de estudios, que un permiso; Ara es y fue nuestra esperanza de un papel, de una liberación de documentos, una alta, una baja. Ara es y era igual, nuestra boleta, que nuestra credencial. Nuestro certificado de estudios. Ella se sabe, aún hoy, nuestra generación y nuestros apellidos. Ara es aún NUESTRO REAL VÍNCULO INSTITUCIONAL. Ara lo sabe mejor que nosotros, nuestro historial académico.

Hoy, cuando llegué a la escuela, sólo le faltó decirme mi matrícula y, si la dejo pensar, seguro me la dice. Pero hoy, Ara estaba triste. Y con un montón de trabajo. Éramos en su oficina 10 ex-alumnos intentando hacerla reír con anécdotas del pasado al tiempo que le decíamos: “Ara dime que todo está en orden; Ara, enséñame mi expediente; Ara ¿qué va a pasar si debo materias?; Ara, ¿Y si me entregas mis originales?; Ara, ¿qué vamos a hacer? Ara sólo nos dijo: “Si así están ustedes, imagínense yo. Tengo familia”. “Chicos, no sé qué va a pasar en enero”. “Chicos…” Y ninguno estamos ya tan “chicos”, también tenemos familia. ¡Pero vaya amarga Navidad que ella y los suyos van a pasar. ME pregunto: ¿Cómo le ayudamos nosotros, ahora a Ara, a poner sus papeles en orden? Ella, que archiva, acomoda, gestiona, resuelve. ¿No nos toca ahora resolverle, o al menos intentar resolverle algo nosotros?

“Adriana, tú tienes todos tus originales, en tu expediente están las copias y, espera, aquí hay un original, un examen final de Radio 1, ¿Lo quieres? Miro el papel, de mi puño y letra, en tinta verde. 3 de agosto de 2002. Radio 1. 8/10 ¡Carajo!

Jorge y Luisa están en el primer piso. Son dos jóvenes de noveno cuatrimestre de periodismo. La semana pasada pagaron el último periodo de su diplomado (con el cual pueden titularse sin hacer tesis), calculando que terminaban décimo cuatrimestre al mismo tiempo que el diplomado y sólo esperaban a que SEP les entregara el título. Luisa mira la oficina de Navarro (el ex-contador) como quien mira ir sus últimas esperanzas. las oficinas están cerradas, con llave, a oscuras. Prácticamente el plantel está vacío. Deambulamos como fantasmas. Jorge está recargado en el barandal de las escaleras mirándola. Me da mucha ternura que me pregunten en qué semestre voy. Soy exalumna, les digo. “¿Nos pueden ayudar?” Me parten el alma. Ambos, también están terminando su servicio social, pero están en la escuela, con los sueños rotos. Sin saber para dónde caminar. Ni qué hacer. No los dejaron pagar su último semestre y el pago del diplomado, sólo se los reembolsarán, esta semana “si llevan el baucher”. Jorge no sabe dónde está el baucher. Luisa está angustiada porque les dijeron de un posible convenio con la UVM Campus San Rafael o con el CUC, para acabar la carrera. “Pero venimos de la UVM y no hay tal convenio y ahí no hay periodismo, sólo comunicación. Y nos revalidan, pero no toda la carrera, sólo como el 60 o 70%. Las materias no coinciden. Y a precio UVM; si fuéramos en cuarto o quinto, bueno; pero acabábamos en cuatro meses. Dicen que quizá mañana vega el Licenciado Octavio (Octavio sin apellido, por más que lo pregunté) que dizque es el representante legal y que a lo mejor él nos ayuda”. “Ya les mandé whats a mis compañeros, tengo un montón de mensajes sin leer, pero es que no sabemos nada”, aclara Luisa, “si no lo arreglamos para el viernes, quién sabe qué va a pasar”. “Ya nos chingaron y nada qué hacer, vamos a perder toda la escuela”, dice Jorge más que desilusionado.

IMG_0943El CEU PART fue, ha sido a lo largo de 32 años, un invaluable espacio, cuna de grandes plumas y voces del periodismo nacional. Desde Don Guillermo Pérez Verduzco, fundador de la misma, hemos pasado por ahí 28 generaciones de periodistas, muchos sin los cuales, no se entendería la labor (por desdeñada que esté) de Noticieros Televisa, de Eco, de Imevisión. Aunque odien a Martinoli, es egresado. Aunque no les gusten “Las mangas del chaleco”, Santos Briz no sólo fue ex-alumno sino rector (puesto que no ocupó por mucho tiempo). Muchísimos periodistas, aún en activo, son ex-alumnos, les pondría la lista, misma que estaba disponible en redes, pero el colegio ha tirado su página web (www.part.com.mx) Ni qué decir de la carrera de publicidad. Muchísimos egresados le han dado al CEU PART muchos premios y reconocimientos, muchos de los cuales se obtuvieron, cuando los ahora flamantes directores creativos eran alumnos.

¿Docentes? Hubo grandes docentes. La lista tampoco es breve. Pero hoy, lo triste es que es en pasado y dentro de un panorama muy oscuro. No podemos ayudar a nadie, ni administrativos, ni docentes, ni alumnos ni exalumnos si no nos unimos MAÑANA. ¿Por qué?

La SEP “oficialmente trabaja hasta el miércoles. EL CEU PART NO HA NOTIFICADO A SEP QUE CERRARÁ. Tendría que haberlo hecho hace por lo menos seis meses, esperar a que les autorizaran cerrar y seguir el procedimiento que para ello existe: Avisar a alumnos y exalumnos, titular a la mayoría de la matrícula, dándoles facilidades, avisar a quienes debieran materias, entregar documentación oficial original que tuvieran en su poder. No aceptar alumnado de nuevo ingreso, pero concluir con las generaciones en proceso, sobre todo a aquellas que estuvieran en los últimos cuatrimestres. Y la lista sigue.

NO HAY SERVICIO JUZGADOS CIVILES NI CONCILIACIÓN Y ARBITRAJE, si la escuela cierra, docentes y adminsitrativos no pueden meter una denuncia colectiva, porque no hay quién se las reciba, ni la escuela les está facilitando un domicilio legal, cartas compromiso, ni nada que garantice que, después del viernes, van a ser localizables.

EL RUMOR DICE que el predio donde está ubicado el CEU PART (Calle Maestro Antonio Caso 53, Tabacalera, 06030 Ciudad de México, CDMX. Entrada por Insurgentes, porque ya enrejaron y bloquearon la entrada por Antonio Caso) ya lo han vendido y que en enero construirán ahí un Elektra (es eso, un rumor y habrá que investigar a fondo).

Así las cosas, entre un rumor y otro, al día de hoy hay cerca de 800 alumnos sin titularse, una cantidad no cuantificada, de alumnos cuyos documentos oficiales están en el plantel, cerca de un ciento que ya pagaron inscripción o reinscripción y que el 8 de enero del 2018 se toparán con una escuela cerrada. Poco más de una decena de empleados que no serán liquidados conforme a la ley y quienes incluso no han cobrado el último mes. Docentes que tampoco han cobrado sus honorarios. ¿Entonces, periodistas, colegas, exalumnos, amigos, lo vamos a dejar así? ¿28 generaciones de periodistas no podemos salir a hablar por/con los nuestros ANTES de que “no nos quede de otra” que la salida tradicional del “pos ya qué?

Estoy segura que Don Guillermo Pérez Verduzco NO PERMITIRÍA este atropello. Él no. Su familia, claramente no actúa como él. Pero los principios que forjaron esa escuela y que muchos de nosotros aprendimos ahí, lejos están de lo que hoy ocurre.

MAÑANA ESTAREMOS AHÍ EXALUMNOS, ALUMNOS, PADRES DE FAMILIA, DOCENTES Y ADMINISTRATIVOS DESDE LAS 11AM PARA EXIGIR LO QUE NOS TOCA EXIGIR PARA NOSOTROS Y PARA NUESTROS AMIGOS. POR MANUEL, POR ARA, POR NUESTROS MAESTROS, POR TI, POR MÍ.

SI PERMITIMOS QUE ESTO, TAMBIÉN PASE, COMO PASAN TANTAS COSAS EN EL PAÍS, NO HAREMOS LA DIFERENCIA Y EN EL CEU PART, SI ALGO NOS ENSEÑARON, FUE A HACER LA DIFERENCIA.

Nosotros siempre contamos con Administrativos y docentes. Hoy, ellos cuentan con nosotros.

 

 

 

 

 

Deja un comentario